viernes, 31 de mayo de 2013

New Release: The Wandering Earth: Classic Science Fiction Collection by Liu Cixin

The Wandering Earth: Classic Science Fiction Collection is a recently published digital collection of 11 stories by Liu Cixin. Although these stories were already available in English individually, now you can get all of them in this collected edition for only $3.99 (Amazon US, Amazon ES). If you don't know Liu Cixin's amazing work yet, this is an excellent chance to enjoy eleven stories by one of my favorite science fiction authors. Highly, highly recommended.

These are the product description and the table of contents:
The Wandering Earth” is a collection of short stories by Liu Cixin, China's most acclaimed contemporary science-fiction author. Unabashedly classic in the great tradition of Asimov and Clarke, Liu Cixin's science-fiction is firmly rooted in the cosmic. “[most] literature has always left me with the impression of indulging an intense anthropocentric narcissism. […] In the world of literature, the Sun exists for no other reason than to illuminate the pure, unadulterated countryside, the Moon has no other reason to shine than to cast the shadows of the seaside lovers, [but] if the universe is the Sahara, then all that makes the Earth a grain of gold within it, is that a particular bacteria called humanity clinging to its surface.” Liu Cixin uses the unique perspective of science-fiction to take us on a journey into this majestic, desolate cosmos. He gives us the chance to reacquaint ourselves with the fundamental truth that in the face of a vast universe we are no more than a speck of dust; That the Earth is just another celestial body – And an extremely vulnerable one at that. The flash of a gamma-ray burst or the blast of a nearby supernova could, at any moment, reduce our cherished home to nothing but ashes.

It can be terrifying to contemplate the end of our world and stories that describe such destruction can be disturbing. At the same time however, they can leave us feeling not only entertained, but exhilarated and inspired. Maybe, they can even give us a chance to renew our love of life. Most stories found in the “The Wandering Earth” collection take us to a sci-fi vision of Earth's end. But here, there are no Hollywood aliens, descending from the depths of space to blow up our cities. In these futures, the dangers humanity faces are much stranger and whimsical than that. The unexpected calamities that befall his richly detailed worlds are only eclipsed by humanity's epic, but always plausible, attempts to escape destruction.

In all this peril and doom, Liu Cixin always feels for humanity. His stories are full of a deep love for all of Earth's peoples. But even this love does not escape reflection and even ridicule when viewed through his unrelenting cosmic lens. No matter how dearly one loves the Earth, humanity and all its cultures, there is no avoiding the cold, hard truth that they mean absolutely nothing when viewed against the vastness of the universe. But even an infinite universe could not change the simple fact that we are worthy of love, that we need love. It is this twist that lies at the very heart of the stories in this collection.

Table of contents

  1. The Wandering Earth
  2. Mountain
  3. Of Ants and Dinosaurs
  4. Sun of China
  5. The Wages of Humanity
  6. Curse 5.
  7. The Micro-Age
  8. Devourer
  9. Taking Care of Gods
  10. With Her Eyes
  11. The Longest Fall

jueves, 30 de mayo de 2013

La voz de las espadas, de Joe Abercrombie

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Flash Of The Blade de Iron Maiden (Spotify, Youtube).

La semana pasada mencionaba que, después de leer The Whitefire Crossing de Courtney Schafer, había quedado un poco saturado de novelas de fantasía. Y es que, reconozcámoslo, este tipo de obras, especialmente las enmarcadas dentro de la fantasía épica, muchas veces tienen argumentos indistinguibles, personajes intercambiables y tramas muy similares.

Es por eso que, desde hace ya algún tiempo, los libros de Joe Abercrombie estaban tanto en mis estanterías físicas como en las virtuales (por algún motivo que ahora no alcanzo a comprender me compré The Blade Itself en ebook en inglés a pesar de tenerlo en papel en su edición española) acumulando polvo. ¡Craso error! Lejos de ser "otra novela de fantasía épica del montón", La voz de las espadas es uno de los mejores libros que he leído en los últimos meses. Dejadme que explique un poco más por qué. 

Si bien es cierto que Abercrombie usa más o menos los mismos elementos de casi todas las novelas del género (magos, bárbaros, reinos en lucha, damiselas en busca de venganza...), esta novela es la perfecta demostración de que muchas veces lo importante no es qué se cuenta sino cómo se cuenta. Con los mismos mimbres de siempre, Abercrombie es capaz de tejer una historia emocionante, divertida y ágil (a pesar de que el libro tiene más de 600 páginas) con personajes memorables y gran sentido del humor.

Y es que aunque La voz de las espadas es un claro ejemplo de ese subgénero que se ha dado en llamar grimdark o gritty fantasy (no en vano Abercrombie tiene @LordGrimdark como apodo en Twitter), que se caracteriza por un alto conteo en cuanto a número de cadáveres y una prominente presencia de vísceras y sangre, una de las cosas que más me ha sorprendido de la novela es su capacidad para hacer que el lector sonría e incluso ría en voz alta. Es una apuesta arriesgada: intentar hacer un chiste apenas dos párrafos después de mostrar cómo un personaje recibe una puñalada en un ojo puede arrojar resultados que van de lo grotesco a lo directamente ridículo. Pero Abercrombie sale muy bien parado del lance y consigue realizar esta mezcla inverosímil con una habilidad y una naturalidad que resultan pasmosas.

Como no podía ser de otra manera en una obra de fantasía contemporánea, tenemos un amplio casting al que seguimos a través de una narración que salta frecuentemente de punto de vista. Todos los personajes son francamente interesantes y tienen voces bien definidas y muy diferenciadas entre sí. Este es, sin duda, uno de los aspectos más destacados de la obra y sorprende aún más (para bien, por supuesto) por cuanto se trata de una novela de debut.

La ambientación no va a la zaga de la caracterización de los personajes. De nuevo, el mérito no está tanto en la originalidad como en la forma de sumergir al lector en el universo de la trilogía de La primera ley. Abercrombie huye decididamente del infodump y prefiere ir dosificando la información para que nos vayamos haciendo preguntas y así poder responderlas en el momento de mayor impacto. En este sentido, hay una escena hacia el final de la novela (que no revelaré para evitar los spoilers) que ha venido preparándose durante muchas páginas y que concentra tanto sentido de la maravilla que casi justifica por sí sola la lectura del libro. En cuanto a la construcción del mundo, también es muy destacable la forma en que las distintas intrigas políticas (y económicas) se van entrelazando con las escenas más épicas para formar una historia extremadamente interesante y perfectamente equilibrada.

Como mencionaba más arriba, el ritmo de la trama es muy ágil (sin llegar nunca a ser trepidante o atropellado) y está perfectamente medido (de nuevo una cualidad no demasiado habitual en las novelas de debut y aún menos en las que sirven de inicio a trilogías). Pese a tratarse de una obra de más de 600 páginas, la devoré en unos pocos días y en ninguno momento tuve la sensación de que se hiciera larga. Más bien todo lo contrario.

En cuanto a los aspectos negativos, quiero señalar un par de problemas menores. Por un lado, el constante monólogo interior en cursiva de Sand dan Glotka (y que sólo presenta este personaje) me parece un recurso no demasiado acertado y, en muchas ocasiones, innecesario, puesto que la construcción del personaje es suficientemente buena para que podamos adivinar lo que está pensando sin necesidad de que se nos diga explícitamente. Por otro, si bien es verdad que en la novela suceden bastantes cosas, a falta de leer el resto de entregas de la serie da la impresión de que algunas de ellas son intrascendentes para el desarrollo global de la historia. Es, por supuesto, muy pronto para hacer una afirmación así y ojalá cuando reseñe las dos siguientes partes tenga que arrepentirme de mis palabras, pero esa es la sensación que me ha quedado en vista de los acontecimientos que cierran (es un decir) La voz de las espadas.

Sobre la traducción diré que, en general, me ha parecido correcta y creo que capta perfectamente el tono ligeramente irreverente que Abercrombie adopta para esta novela. Sin embargo, no puedo dejar de mencionar un detalle que afea un poco el resultado global. He detectado varios puntos en los que el traductor (o el revisor, no podría decir quién es el responsable final) cae en el laísmo o el leísmo. Por ejemplo, en la página 644 podemos leer un "No la quitaré ojo" que resulta casi tan sorprendente como molesto. Es el caso más flagrante, pero por desgracia no el único.

En resumen, y obviando estos pequeños detalles, La voz de las espadas es un libro extraordinario en todos los sentidos y lo recomiendo encarecidamente tanto a lectores habituales de fantasía como a aquellos que no suelen frecuentar el género. Eso sí, cuidadito porque es adictivo. Yo, personalmente, lo estoy pasando bastante mal para no dejar esta reseña a medias y ponerme ya a leer Antes de que los cuelguen

Nota: En espera de su presencia en el Festival Celsius 232 de este año, os animo a que echéis un vistazo (si no lo habéis hecho ya) a la interesantísima charla de Joe Abercrombie con Diego García Cruz en la edición del año pasado. 

miércoles, 29 de mayo de 2013

Episodio S02E03 del podcast de Los VerdHugos

Se acaba de publicar el tercer episodio de la segunda temporada del podcast de Los Verdhugos, dedicado especialmente a las recientes nominaciones a los Premios Hugo, Nebula y Locus.

Como siempre, esperamos que os guste un montón.

Ebook Deal: The Affinity Bridge by George Mann

As of now you can buy The Affinity Bridge by George Mann for only $2,99 (Amazon US, Amazon ES, Kobo Europe). This is the synopsis:
Welcome to the bizarre and dangerous world of Victorian London, a city teetering on the edge of revolution. Its people are ushering in a new era of technology, dazzled each day by unfamiliar inventions. Airships soar in the skies over the city, while ground trains rumble through the streets and clockwork automatons are programmed to carry out menial tasks in the offices of lawyers, policemen, and journalists.

But beneath this shiny veneer of progress lurks a sinister side.

Queen Victoria is kept alive by a primitive life-support system, while her agents, Sir Maurice Newbury and his delectable assistant Miss Veronica Hobbes, do battle with enemies of the crown, physical and supernatural. This time Newbury and Hobbes are called to investigate the wreckage of a crashed airship and its missing automaton pilot, while attempting to solve a string of strangulations attributed to a mysterious glowing policeman, and dealing with a zombie plague that is ravaging the slums of the capital.

Get ready to follow dazzling young writer George Mann to a London unlike any you’ve ever seen and into an adventure you will never forget..

lunes, 27 de mayo de 2013

Throne of the Crescent Moon de Saladin Ahmed

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando A Whole New World de Lea Salonga y Brad Kane (Spotify, Youtube).

Quien haya seguido con un poco de atención las nominaciones de los tres "premios grandes" de literatura fantástica (Hugo, Locus y Nebula) de este año habrá notado la presencia en todas ellas del nombre de Saladin Ahmed. Con su novela de debut, Throne of the Crescent Moon, ha conseguido hacerse un sitio al lado de autores consagrados como Kim Stanley Robinson o Lois McMaster Bujold. Parecería, pues, que nos encontramos ante una de las mejores obras de los últimos años, ¿verdad? Una nominación podría ser casualidad, pero tres tienen que ser señal de algo bueno, ¿no? Siento que decir que ni por asomo.

Throne of the Crescent Moon parte de una combinación que, a priori, resulta muy interesante: una ambientación claramente inspirada en Las mil y una noches y un argumento típico de las obras de espada y brujería. Sin embargo, bajo este atractivo decorado encontramos una novela bastante pobretona tanto por el estilo de la prosa como por la caracterización de los personajes. Tanto es así que, por momentos, da la impresión de ser un libro escrito por encargo y a toda prisa como tie-in para el lanzamiento de un nuevo juego de la franquicia de Prince of Persia, saltos y acrobacias varias incluidos. 

Otro que se extirpó los abductores para las pruebas de casting
Pese a algunos (pocos) momentos brillantes, la historia está compuesta de parches mal hilvanados que, además, resultan confusos merced a unos continuos e innecesarios cambios de punto de vista. Por si fuera poco, el registro de Ahmed parece reducirse a dos tipos de escena. Por un lado, luchas y peleas casi carentes de tensión que siempre se resuelven con algo que se parece mucho a un deus ex machina. Por otro, diálogos intrascendentes y poco creíbles, plagados, ¡oh Dios mío!, de invocaciones a $deity y abusando de las MAYÚSCULAS cuando los personajes gritan o se emocionan. Al menos, ¡¡¡GRACIAS SEAN DADAS A ALÁ TODOPODEROSO Y MAGNÁNIMO!!!, emoticonos no hay. 

Ahmed cae con frecuencia en el error de saltarse esa regla de oro del "show, don't tell", mencionando a destiempo detalles de los que el lector debería haberse enterado mucho antes, ofreciendo explicaciones y matizaciones innecesarias o repitiendo hasta la saciedad datos que ya conocemos. El siguiente fragmento, por ejemplo, me parece casi una afrenta personal por lo que supone de minusvaloración de la inteligencia del lector:
Something slid into place behind him, and before him, he saw a thick panel of wood slide down from the ceiling, cutting him off from the Khalif. False walls, he realized, and they had cut him off from his friends as well.
Votante de los Hugo en éxtasis tras conocer las nominaciones
¿Paredes falsas, dices? Gracias por la aclaración. Nunca lo hubiera imaginado.

Mención aparte requieren los lamentables intentos de humor, incluyendo los consabidos chistes (por llamarlos algo) sobre pedos, eructos y cacas de camello. O cosas como esta:
The alkhemist was interrupted by the Doctor’s snickering. He was entertaining himself and the magus with his juvenile antics. On his plate, he’d built a face from teacakes of various shapes. He commenced to perform a little show in which the face’s spice cookie “lips” begged, in a high-pitched puppet-show voice, “No, Doctor! Pleeease don’t eeeat me! In the Name of Merciful God, I beg of you don’t eeeat meee!”
“But in the Name of Beneficent God,” the Doctor said to the teacake in his own voice, “I was made to devour you, little cakes, and my fate cannot be changed!” Litaz and Dawoud guffawed.  
Qué nivelón, sí señor. Iznogoud está tirándose de los pelos.

"Pero... ¿QUIÉN ME HA ROBADO EL TURBANTE?"
Los personajes no salen mucho mejor parados, especialmente Raseed y Zamia que no sólo son muy poco convincentes sino que hacen gala de unos diálogos que provocan vergüenza ajena. Y qué decir de esa ¿relación de amor? que parece rescatada de los descartes de un guión de Disney. De entre todos los protagonistas, quizá podríamos salvar a dos. Adoulla, el cazador de ghuls venido a menos (¿a alguien más le ha parecido entrever algunos rasgos de Geralt de Rivia?), cuyo conflicto interno es de lo mejorcito de la novela. Y, sobre todo, el Falcon Prince, esa mezcla de Robin Hood y Pimpinela Escarlata que roba el protagonismo cada vez que aparece en escena (aunque hacia el final también se echa a perder un poco). Lamentablemente, si alguna vez adaptan esta obra al cine (¡QUE EL CREADOR EN SU GLORIA NO LO PERMITA!) puedo imaginar que le darían el papel a Jackie Chan lo que, por otro lado, encajaría a las mil maravillas con el tufillo a producción de artes marciales de bajo coste que despide toda la obra.

No puedo decir que este libro haya sido una decepción porque, gracias a reseñas como la de mi amigo Miquel Codony (de cuyo criterio me fío casi ciegamente) ya estaba sobre aviso, pero sí que me atrevo a afirmar que la lectura de Throne of the Crescent Moon ha confirmado mis peores sospechas. Los premios y las nominaciones nunca ha sido, necesariamente, sinónimos de calidad. Y en esta ocasión lo son menos que nunca.

domingo, 26 de mayo de 2013

Cómics digitales en oferta: Locke & Key de Joe Hill y Gabriel Rodríguez

No sé cómo se me ha pasado, pero acabo de descubrir que Locke & Key, la maravillosa serie de cómics de Joe Hill y Gabriel Rodríguez, lleva un par de días en oferta en Comixology (en su edición en inglés). 

Si no conocéis esta magnífica obra, ésta es una estupenda oportunidad de descubrir uno de los mejores cómics que se publican hoy en día (y al que le sólo le faltan un par de números para llegar a su final). El primer volúmen se puede adquirir por sólo 2,99$ y los cuatro siguientes por 4,99$ cada uno. Los números individuales se pueden comprar por 0,99$. Ojo, porque si sois votantes de los Hugo ya tendréis en vuestro Voter Packet el quinto volumen (y los que lo fuistéis el año pasado recibistéis en su día el cuarto).

Por si no ha quedado suficientemente claro, estos cómics tienen mi máxima recomendación. ¡Corred a comprarlos, que sólo quedan unas pocas horas para aprovechar la oferta!



sábado, 25 de mayo de 2013

Free Ebook: Interface Dreams by Vlad Hernández

As of now, Interface Dreams by Cuban author Vlad Hernández can be downloaded for free from Amazon (US, ES). This novella was awarded an honorable mention on the Premio UPC 2003. This is the synopsis of the ebook:
A novel of bravery, redemption and love in a future of fear and trans-humanism.

In the second half of the twenty-first century Havana has become a mega-city. After a bloody civil world, the old capital has emerged as Conglomerate Havana, an opulent super metropolis, the Key to the Gulf and both Americas, the new hub-for-all-cultures in the middle of the Caribbean. High towers of emergent corporations and post-national enclaves populate the skyline of the city; there, the weirdest technologies and concepts are developed and put to test, and some of them are totally illegal.

Roy Cruz is a reluctant hero, only he doesn’t know it yet. He used to be a tech soldier, a former interface pilot in the war between the Western block and his economic enemies. But he is retired now, victim of obsolescence and the high speed race of optimized technologies. Since then Roy has been living a confusing life, the eagerness of his pilot interface for being connected again makes him suffer from abstinence syndrome, a sort of emptiness that makes harder for him to connect with other people.

During his stay in Conglomerate Havana, Roy and his companion, a German woman called Anna, meet by chance two girls on the run, two biotech artifacts: Two quartz novas --cutting edge tech out of control, escaping from the powerful True Confessions Corp. Inside the head of one of them there is a state-of-the-art neuro-implant, a revolutionary prototype destined to become the next new thing of the century. That means that hunters will come following the escapees, and Roy will have to face his broken humanity and take the toughest decision of his life.

Dos ebooks gratuitos de Vlad Hernández

Gracias a un comentario de Albert me entero de que en estos momentos se pueden descargar gratuitamente de Amazon dos libros del escritor cubano Vlad Hernández que contienen varios relatos galardonados en el Premio UPC, Premio Alberto Magno y otros certámenes:  

VLAD HERNANDEZ ES UNO DE LOS AUTORES MÁS PREMIADOS
DE LA CIENCIA FICCIÓN HISPANOMERICANA.
SUEÑOS DE INTERFAZ REUNE SIETE HISTORIAS GALARDONADAS
EN UN ARCO DE ASOMBROSOS FUTUROS CERCANOS Y LEJANOS…

Experimenta el estallido de la HIPERNOVA en un mundo de redes pobladas de infoversos y entidades post-singularidad que luchan para trascender al control de naciones y facciones corporativas. El cisma transhumano está a punto de acontecer.

En 2059 Conglomerado Habana es una megaciudad dominada por enclaves neotech. Roy y Anna, de vacaciones en el sur de CH, tropiezan con dos chicas fugitivas. Se trata de dos cobayas de laboratorio, dos artefactos de carneware con implantes especiales y el poder de desencadenar SUEÑOS DE INTERFAZ.

En El ORÁCULO DE PENROSE la civilización humana ha sido confinada al Sistema Solar Interior y convertida por otra especie en raza-cliente de bajo nivel… Procedente de un núcleo de resistencia en el Anillo Espartano, un héroe venido a menos tendrá la difícil misión de cambiar las tornas.

Un grupo de aventureros pretende realizar el Golpe del Milenio: asaltar un complejo de investigación militar y robar su más preciada posesión: la EMPERATRIZ, reina-madre de una especie alienígena que libra una guerra contra la Federación Humana.

La guerra interespecies como perversión del contacto entre civilizaciones. Aniquilación o supervivencia, la batalla final ocurrirá en el mundo Aldebarán V. En SIGNOS DE GUERRA maniobra para no sucumbir al shock de una confrontación bélica cargada de otredad.

UNA HISTORIA SOBRE EL CONTACTO ENTRE CIVILIZACIONES,
SOBRE LA LEALTAD Y LAS EXPERIENCIAS IN EXTREMIS

2029. Ángela Butler era una chica con futuro en el campo de la informática QUAI, una brillante programadora que trabajaba en la sinergia entre ordenadores cuánticos y redes inteligentes; pero entonces comenzó a sufrir episodios mentales que afectaron su rendimiento y sus nervios, y su trabajo se fue al traste.

Ahora Ángela es una buscavidas de los márgenes, una desarraigada que se ha alejado de su familia como forma de refugiarse del pasado. Lo que menos desea en el mundo es verse implicada otra vez en eventos de generación QUAI, y sobrevive haciendo chapuzas de decodificación ilegal para un pequeño equipo de tecno anarquistas que se autodenomina "El Club de los Poetas Muertos".

Pero el paradigma de la computación cuántica proyecta una sombra muy larga que consigue atraparla, de modo que Ángela, a su pesar, se ve obligada a colaborar con el Proyecto Antrópico, acción liderada por un grupo de científicos europeos con una curiosa interpretación del Principio de Fermi. La misión es ambiciosa; implica manipular la trama cuántica del universo, abrir una puerta en el cielo, sin sospechar qué habita más allá del umbral.  

Three Free Ebooks by John Ringo

As of now, three ebooks by John Ringo can be downloaded for free from Amazon (in addition to Gust Front, which is still free). The books are the following:

A Hymn Before Battle (Amazon US, Amazon ES)
WITH FRIENDS LIKE THESE . . .

With the Earth in the path of the rapacious Posleen, the peaceful and friendly races of the Galactic Federation offer their resources to help the backward Terrans—for a price.

Humanity now has three worlds to defend.

As Earth's armies rush into battle and special operations units scout alien worlds, the humans begin to learn a valuable lesson: You can protect yourself from your enemies, but may the Lord save you from your allies.
Emerald Sea (Amazon US, Amazon ES)
The Battle Against
Those Determined
to Rule the World—or
Destroy It—Continues

In the future the world was a paradise—and then, in a moment, it ended. The council that controlled the Net fell out and went to war, while people who had never known a moment of want or pain were left wondering how to survive.

Duke Edmund Talbot has been assigned a simple mission: Go to the Southern Isles and make contact with the scattered mer-folk—those who, before the worldwide collapse of technology, had altered their bodies in the shape of mythical sea-dwelling creatures. He must convince them to side with the Freedom Coalition in the battles against the fascist dictators of New Destiny. Just a simple diplomatic mission. That requires the service of a dragon-carrier and Lieutenant Herzer Herrick, the most blooded of the Blood Lords—because New Destiny has plans of its own.

The fast-paced sequel to There Will be Dragons is a rollicking adventure above and below the high seas with dragons, orcas, beautiful mermaids— and the irrepressible Bast the Wood Elf, a cross between Legolas and Mae West.
There Will be Dragons (Amazon US, Amazon ES)
Paradise Lost

In the future there is no want, no war, no disease nor ill-timed death. The world is a paradise—and then, in a moment, it ends. The council that controls the Net falls out and goes to war. Everywhere people who have never known a moment of want or pain are left wondering how to survive.

But scattered across the face of the earth are communities which have returned to the natural life of soil and small farm. In the village of Raven's Mill, Edmund Talbot, master smith and unassuming historian, finds that all the problems of the world are falling in his lap. Refugees are flooding in, bandits are roaming the woods, and his former lover and his only daughter struggle through the Fallen landscape. Enemies, new and old, gather like jackals around a wounded lion.

But what the jackals do not know is that while old he may be, this lion is far from death. And hidden in the past is a mystery that has waited until this time to be revealed. You cross Edmund Talbot at your peril, for a smith is not all he once was. . . .

viernes, 24 de mayo de 2013

Los ebooks de Fantascy ya se pueden encargar (y a un precio muy interesante)

Hace algunas semanas nos hicimos eco de la creación del sello Fantascy de Random House Mondadori, que se lanzará la primera semana de junio con tres excelentes títulos. Pues bien, gracias a @jordibal me acabo de enterar de que los ebooks ya se pueden adquirir en pre-order en Amazon a un precio más que interesante: 4,74€ cada uno de ellos. Los ebooks son los siguientes:

 

 
Desde Sense of Wonder no podemos más que aplaudir esta estupenda iniciativa y os recomendamos muy especialmente La ciudad embajada y La bomba números seis y otros relatos, que leímos y reseñamos en su edición en inglés (Embassytown y Pump Six and Other Stories).

Ganadores del sorteo del Especial Sportula

Finalizado el Especial Sportula he procedido a realizar el sorteo entre todos los participantes. Me alegra anunciar que los ganadores han sido:

  • Jordi Balcells (que eligió Némesis)
  • Josá A. Carrasco (que eligió Memoria de tinieblas)
  • Leticia Lara (que eligió Terra Nova)
  • Miguel Ángel Moreno (que eligió Este relámpago, esta locura
  • Jesús Redondo (que eligió Terra Nova)

Enhorabuena a los ganadores, que ya han recibido sus ebook y espero que los disfruten mucho, y muchas gracias a todos los participantes. Seguid atentos a Sense of Wonder, ¡pronto tendremos más sorteos!



 

La canción secreta del mundo de José Antonio Cotrina ya a la venta

La canción secreta del mundo, la nueva novela de José Antonio Cotrina, ya está a la venta, de la mano de la editorial Hidra. El libro tiene 670 páginas y cuesta 18€. Ésta es su sinopsis:
Ariadna posee una mirada inquietante: su ojo izquierdo es absolutamente negro, pero no setrata de un ojo de cristal.
Su pasado es tanto o más oscuro: la rescataron hace años, inconsciente pero inexplicablemente intacta, del incendio de un gran caserón en Berlín. No conserva ningún recuerdo anterior a esa noche.
Con el tiempo, ha logrado sobreponerse y ahora tiene una familia, un novio, una vida. Por fin, ha encontrado cierta paz.
Pero un horror invisible merodea por las calles de su ciudad a la caza de un joven que, hasta ahora, ha logrado mantenerse con vida. Y ese joven tiene una mi- rada inquietante: su ojo derecho es absolutamente negro.
Legión. Iskaria. Los filos. La segunda luna de la Tierra. La casa sin ventanas. La canción... Un incontenible torrente de respuestas está a punto de arrastrar a Ariadna hasta los lugares más oscuros y asombrosos de su pasado.

jueves, 23 de mayo de 2013

The Whitefire Crossing de Courtney Schafer

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando The Climb de No Doubt (Spotify, Youtube).

Me vais a permitir que, para hablar de The Whitefire Crossing de Courtney Schafer, me apoye en una metáfora facilona. Y es que leer esta novela es, en cierto modo, como subir a una montaña. 

En The Whitefire Crossing hay dos partes claramente diferenciadas. Una primera, más interesante, y que en lo que a la trama se refiere coincide precisamente con una peligrosa ascensión en busca de ese paso al que se refiere el título del libro. En estos primeros capítulos conocemos a los dos principales protagonistas de la historia: Dev, un experimentado escalador, y Kiran, un aprendiz de mago. Por diversos motivos, sus caminos se cruzan y ambos se ven inmersos en medio de una red de intrigas y enfrentamientos entre personajes mucho más poderosos que ellos. 

Esta parte del libro resulta ágil, vibrante y original en muchos de sus planteamientos. Schafer es, además de escritora, una apasionada alpinista y ese entusiasmo se deja notar y ayuda a que la historia funcione más que correctamente y atrape al lector, a pesar de algunos problemas menores. Una elección arriesgada pero a la postre acertada es la de contar los puntos de vista de los personajes principales en capítulos alternos (hasta aquí nada nuevo) cambiando de la narración en primera persona de Dev a la tercera en el caso de Kiran. Este y otros muchos detalles, logran hacer que esta primera mitad de The Whitefire Crossing resulte una propuesta diferente y con argumentos más que suficientes para satisfacer al lector.

Sin embargo, la novela alcanza su cota más alta hacia la mitad de su longitud, coincidiendo prácticamente con el momento en que Dev y Kiran "hacen cumbre", y desde ese momento inicia un descenso gradual del que nunca acaba de recuperarse. Del mismo modo que después de contemplar las vistas desde el pico de una montaña los paisajes de la bajada ya no resultan tan excitantes, la segunda parte de esta novela suena constantemente a algo ya leído, a caminos ya recorridos en mil y una novelas de fantasía al uso. Personajes bastante estereotipados, un sistema de magia anodino, situaciones carentes de la tensión que tenía la primera parte... Todo se conjuga para dejarnos con la sensación de que, por repetida, ésta es una historia que no era necesario escribir.

No me interpretéis mal. No estoy diciendo que The Whitefire Crossing sea un mal libro, porque no lo es. En absoluto. De hecho, como novela de debut es más que notable. Simplemente quiero señalar que es un obra que va claramente de más a menos y que un inicio refrescante y prometedor da paso a una historia bastante manida y sin nada nuevo o particularmente destacable que ofrecer.

Además, a mí me debió de pillar en un momento en el que me encontraba particularmente sensible, porque me dejó bastante hastiado de este tipo de historias y, al contrario que a mi amigo Miquel Codony, sin demasiadas ganas de leer la continuación o de dar más oportunidades a novelas de fantasía contemporáneas. Afortunadamente, pocos meses después Joe Abercrombie me sacó de mi terrible error. Pero eso es otra historia que debe ser contada en otra ocasión. Posiblemente, la semana que viene.

lunes, 20 de mayo de 2013

Especial Sportula: Reseña de El adepto de la reina en El Voracilector

Y para cerrar el especial dedicado a la Editorial Sportula, un broche de oro: Josep María Oriol saca de su letargo al Voracilector para traernos una reseña de El adepto de la reina de Rodolfo Martínez.

Espero que os guste la reseña y que hayáis disfrutado con estas dos semanas dedicas a Sportula tanto como lo hemos hecho nosotros. 

Ah, y si no habéis entrado todavía en el sorteo aún estáis a tiempo.

domingo, 19 de mayo de 2013

Ganadores de los Premios Nebula 2012

Esta madruga se han anunciado los ganadores de los Premios Nebula 2012, que han sido los siguientes:

Novela

2312, Kim Stanley Robinson (Orbit US; Orbit UK)

Novela corta

After the Fall, Before the Fall, During the Fall, Nancy Kress (Tachyon)

Relato

“Close Encounters,” Andy Duncan (The Pottawatomie Giant & Other Stories)

Relato corto

“Immersion,” Aliette de Bodard (Clarkesworld 6/12)

Premio Ray Bradbury (Presentación dramática)

Beasts of the Southern Wild, Benh Zeitlin (director),  Benh Zeitlin y Lucy Abilar (guionistas), (Journeyman/Cinereach/Court 13/Fox Searchlight )

Premio Andre Norton (Ciencia ficción y fantasía juvenil)

Fair Coin, E.C. Myers (Pyr)

¡Enhorabuena a los ganadores!

sábado, 18 de mayo de 2013

Free Ebook: Gust Front by John Ringo

As of now, Gust Front by John Ringo is free to download from Amazon (US, ES). This is
the book synopsis:
The aliens had arrived

With gifts, warnings, and an offer we couldn't refuse....

Our choice was simple: we could be cannon fodder, or we could be ... fodder. We could send our forces to fight and die (as only humans can) against a ravening horde that was literally feeding on its interstellar conquests—or remain as we were—virtually weaponless and third in line for brunch.

We chose to fight.

Thanks to alien technology and sheer guts, the Terrans on two worlds fought the Posleen to a standstill. Thank God there was a moment to catch our breath, a moment, however brief, of peace—.

Now, for the survivors of the Barwhon and Diess Expeditionary Forces, it was a chance to get some distance from the blood and misery of battle against the Posleen centaurs. A blessed chance to forget the screams of the dying in purple swamps and massacres under searing alien suns.

For Earth it was an opportunity to flesh out their force of raw recruits with combat-seasoned veterans. Political, military and scientific blundering had left the Terran forces in shambles-and with the Posleen Invasion only months away, these shell-shocked survivors might be the only people capable of saving the Earth from devastation.

If the veterans had time to lick their wounds.

Because the Posleen don't read schedules.

viernes, 17 de mayo de 2013

Two New Stories By Liu Cixin Translated Into English

Two new stories by Liu Cixin have been translated into English and are now available on Amazon. These are the titles and synopses:

The Wages of Humanity (Amazon US, Amazon ES):
An assassin has been given a peculiar and bewildering mission: An alliance of the world's richest tycoons is offering an exorbitant price for him to kill the three poorest people on earth. What could have led these billionaires to come up with such a perversely cruel plan? Why would they possibly feel threatened by such ragged, penniless vagabonds? Could it have something to do with the aliens and their occupation?


Curse 5.0 (Amazon US, Amazon ES):
A heart-broken young woman has written a virus program called "Curse" that causes a string of foul language reviling her ex-boyfriend to pop up on any computer infected by it. Thanks to the efforts of a multitude of Internet users, however, this tiny curse evolved and is modified into several versions—each more advanced that the last. To what bizarre sort of end of days will Curse 5.0 lead us? The fabled apocalypse could come in many guises. Could one of them be an online butterfly effect, chocked full of the darkest humor imaginable?
 

Entrevista con Rodolfo Martínez (segunda parte)

Continuamos hoy con nuestra entrevista con Rodolfo Martínez. Si os perdistéis ayer la primera parte, aún estáis a tiempo de leerla.

Odo: Hace poco se ha publicado en Sportula la colección Simetrías rotas de Steve Redwood. ¿Tienes planes de editar más obras traducidas?

RM: De nuevo aquí el azar tuvo mucho que ver. Steve me echó una mano revisando mi traducción al inglés de El adepto de la Reina, así como la de un par de relatos cortos míos que había hecho. A cambio, accedí a traducir un par de cuentos suyos al castellano.
 
Luego, mientras hablábamos del libro que contenía esos dos cuentos y de los planes que tenía para su versión en castellano, surgió la posibilidad de que yo los publicase. Posibilidad que enseguida me gustó y me agarré rápidamente a ella, por supuesto.
 

Creo que Simetrías rotas es una recopilación impresionante: Steve tiene un bisturí narrativo sumamente afilado, con el que explora (con una crueldad y una ternura pasmosas) situaciones y cuestiones a menudo moralmente incómodas. Además, es uno de los escritores más versátiles que he visto en mucho tiempo: pasa del drama a la comedia con una facilidad sorprendente y tiene una habilidad para cambiar de tono narrativo envidiable.
 

Me gustaría publicar a otros autores extranjeros, por supuesto. Depende de muchas cosas. Pero, desde luego, no lo descarto.

Odo: Sportula hace una apuesta clara por el formato electrónico: ebooks sin DRM y a un precio más que atractivo. ¿Cómo crees que evolucionará la industria editorial en los próximos años y cómo se verá influida por la publicación electrónica y la autopublicación?Ni idea, así de claro.
 

Además, creo que nadie lo sabe realmente. Ni los gurús de lo electrónico ni los carpetovetónicos de lo impreso tienen en realidad la menor idea de cómo va a ser el futuro, cada vez estoy más convencido. Especulan… unos usan sus esperanzas como base de sus especulaciones y los otros sus miedos, pero en realidad tienen la misma fiabilidad que una quiromántica para saber cómo será el futuro.
 

De lo que no cabe duda es que va a cambiar, y mucho. Los ebooks y el abaratamiento de la autopublicación van a darle un vuelco a la industria editorial y al concepto mismo de autor.
 

¿Cómo será?
 

Ni idea.
 

Bueno, sí.
 

Será interesante, será doloroso para muchos y, estoy seguro, será sorprendente.

Odo: En mi opinión, una de las apuestas más interesantes de Sportula es la de publicar antologías de «universo compartido» como Akasa-Puspa o Más allá de Némesis. ¿Qué nos puedes avanzar de esta última? ¿Tienes más planes de publicar otras antologías de este estilo, por ejemplo ambientadas en el universo de Drímar?


RM: Como te decía antes, empecé a publicar antologías un poco por azar. Y una vez metido en ello, descubrí que me gustaba. Y más cuando vi que eran bien recibidas por los lectores.
 

Es algo con lo que me gustaría seguir: especialmente las antologías que se aglutinan alrededor de una idea y que no son simplemente una amalgama de relatos.
 

Cosas como la serie de «Vintage» (este año saldrá el Vintage ’63: JFK  y otros monstruos) y, por supuesto, las antologías en universos compartidos, como las dos que mencionabas. 

Y, seguramente, alguna más que irá surgiendo.
 

En cuanto a Más allá de Némesis fue totalmente idea de Juan Miguel Aguilera y, en cuanto me propuso editarle, me lancé hacia ella. Por un lado, complementaba muy bien el Akasa-Puspa que publiqué el año anterior y, por el otro, encuentro muy interesantes ese tipo de libros, donde escritores de talento se adentran en los universos creados por otros autores.
 

Confieso que la idea de hacer una cosa similar ambientada en Drímar (o incluso en Érvinder, el escenario de la serie iniciada con El adepto de la Reina) ha pasado por mi cabeza, pero siempre me he echado atrás. Sé que normalmente se me considera un monstruo de vanidad y arrogancia, pero hasta yo siento que es un poco excesivo embarcar a otros autores en una antología ambientada en el escenario de mis libros.
 

Aunque confieso que no lo descarto del todo. Quién sabe, la próxima vez que tenga un ataque de vanidad, igual me permito a mí mismo seguir adelante.

Odo: Un aspecto que también se cuida mucho en la editorial es el de las portadas, con ilustraciones de Juan Miguel Aguilera, Alejandro Terán, Pablo Uría, Eduardo Vaquerizo o Ángel Benito Gastañaga, entre otros. ¿Cómo se afronta el proceso de diseño de las cubiertas en Sportula?

RM: Básicamente procuro que la ilustración de portada sea lo más adecuada posible para el libro. Es una de las primeras cosas que me planteo cuando decido emprender la publicación de algo: ¿a quién puedo darle la portada, qué autor podría darle a la cubierta el aspecto que quiero?
 

Con el tiempo, a medida que vas conociendo el estilo de cada uno, sabes que éste es más adecuado para la fantasía, el otro para la ciencia ficción, aquél sabe darle un cierto tono tenebroso que le va bien a algunos libros… ese tipo de cosas.
 

En ocasiones, el propio autor me propone un ilustrador. Y, a veces, he aceptado su propuesta.
 

Y luego, hay momentos con los que no cuentas, como cuando Eduardo se ofreció a hacer él mismo las portadas de Memoria de Tinieblas y Danza de Tinieblas. No me lo espera y, en cierto modo, era un tiro a ciegas: no sabía cómo funcionaría Eduardo en ese aspecto. Me alegro de haberle permitido encargarse de ellas: el resultado es muy satisfactorio, con un look muy personal que creo que les va muy bien a ambas novelas.

Odo: Una característica que diferencia a Sportula de otras editoriales de género es que en ella también tienen cabida las obras de ensayo. ¿Cómo están recibiendo los lectores este tipo de obra? ¿Seguirás publicando ensayos en el futuro?
 

RM: La recepción no es buena, pero eso es algo con lo que ya contaba. El ensayo, salvo contadas excepciones, se vende peor que la ficción. Dentro de Sportula, mi libro sobre la ciencia ficción de Asimov sería una de esas excepciones, pero claro, ahí hago trampa: es Asimov. En todo caso, las cosas son así, el ensayo interesa menos que la ficción, lo sabía y no esperaba que las cosas fueran de otro modo.
 

Pero no me importa. Una de las ventajas de la impresión bajo demanda y la edición electrónica es que los riesgos económicos son mucho menores que en la edición tradicional. Puedo permitirme el lujo de que un libro se venda poco, si considero que el libro merece la pena publicarse. Y, por otro lado, aunque se vendan poco, no dejan de venderse.
 

De nuevo, creo que ya lo dije antes, esto es una carrera de fondo. Y los libros de ensayo sobre el género son necesarios, cuantos más y más variados mejor. Sus ventas serán escasas pero, en tanto en cuanto estén en el mercado, seguirán vendiéndose: siempre habrá lectores a los que les interese.
 

Dos de los próximos proyectos de Sportula son libros de ensayo, de hecho. Por un lado la edición en ebook de Teoría literaria de ciencia ficción, de Fernando Ángel Moreno, libro que me parece imprescindible y que me encanta recuperar para Sportula: creo que es el primer ensayo académico que se acerca a la ciencia ficción sin condescendencia y al mismo tiempo aplicándole las mismas nociones de teoría literaria que se le aplicarían a cualquier otro género. Ojalá hubiera más libros como ése.

Por otra parte, espero poder publicar ese año el libro sobre Jack Kirby que José Manuel Uría me está preparando: será una visión sorprendente de algunas de las facetas menos tratadas del «Rey» del cómic.

Odo: Una de las obras que más me llaman la atención entre las que están anunciadas para este año en Sportula es la recopilación Los Premios Ignotus: 1991-2000, que además tú mismo coordinas. ¿Qué nos puedes contar sobre este libro? ¿Habrá ediciones que recopilen los relatos premiados en años posteriores?

RM: Este libro ha sido la niña de mis ojos desde hace mucho tiempo. La primera vez que se me ocurrió algo parecido debió ser allá por el año 2004 ó 2005 y en aquel momento se lo ofrecí a Bibliópolis, que se mostró interesada. Eso cambió con el tiempo y el proyecto quedó en el limbo hasta que decidí recuperarlo con Sportula.
 

Mi idea es hacer, al menos, dos libros. El primero abarcará de 1991 al 2000, y el segundo del 2001 al 2010. Con el tiempo, evidentemente, me gustaría hacer un 2011-2020, pero ya veremos.

Odo: Evidentemente, uno de los autores mejor representados en Sportula eres tú mismo. ¿Tienes intención de llegar a reeditar toda tu producción en Sportula? ¿Seguirán apareciendo obras originales tuyas?

RM: Mi idea es que, tarde o temprano, toda mi obra esté en Sportula, al menos en formato digital.
 

Y sí, seguirán apareciendo novelas originales mías en Sportula. Ya tendría que haber salido, por ejemplo, La sombra del adepto, la tercera del ciclo iniciado con El adepto de la Reina, pero me temo que las labores editoriales me están comiendo más tiempo del que quisiera y la novela anda un tanto retrasada.
 

¿He dejado de lado la idea de publicar con otros, entonces? No, De hecho, en este momento hay editores que están considerando algunos de mis inéditos.

Odo: Dejando un poco de lado tu labor como editor y centrándonos en la de escritor, ¿en qué estás trabajando actualmente? ¿Nos puedes dar algún adelanto en exclusiva de tus proyectos futuros?

RM: Bueno, como te decía, el ejercer de editor me está comiendo tiempo para dedicarme a escribir. Es algo que me preocuparía… si no fuera porque editar me satisface casi tanto como escribir.
 

Sólo casi. Soy, ante todo, escritor. Y, a lo largo de este año, espero poder rematar La sombra del adepto y, sobre todo, organizar mi tiempo de modo que pueda dedicarme a ambas cosas (editar y escribir) sin que una se coma a la otra.
 

Más allá de eso, hay una nueva novela de la Ciudad (el lugar donde se ambientan El abismo en el espejo, Este incómodo ropaje o Fieramente humano) cociéndose en alguna parte de mi cabeza. Ya veremos.

Odo: Recientemente se ha traducido un relato tuyo al inglés en World SF Blog, una página dirigida por Lavie Tidhar. También has abordado la traducción, con la ayuda de Jordi Balcells y Steve Redwood, de algunas de tus novelas de Yáxtor Brandan. ¿Qué tal han resultado estas experiencias? ¿Piensas traducir más obras tuyas? ¿Crees que, en un futuro próximo, en el mercado anglosajón se irán abriendo hueco obras de ciencia ficción y fantasía traducidas? 

RM: Traducirme a mí mismo es agotador y fascinante a partes iguales. En realidad es más parecido a volver a escribir la novela desde el principio… con unos patrones mentales totalmente distintos. Me encanta hacerlo y, al mismo tiempo, me deja bastante agotado.
 

Me gustaría traducir El Jardín de la Memoria, la segunda novela de Yáxtor, pero ya veremos.
 

Desde luego, no podría haberlo hecho sin la ayuda inestimable de Jordi y de Steve, quienes revisaron mi traducción. Ambos son responsables en gran medida de que el resultado sea un inglés (tal como me dijo Ian Watson no hace mucho) que puede pasar perfectamente por nativo.

Odo: Este mes en Sportula está especialmente dedicado a Sherlock Holmes, con ofertas y promociones de los libros del catálogo centrados en este personaje. ¿De dónde te viene tu amor por el detective? ¿Qué obras sobre Sherlock Holmes de autores posteriores a Conan Doyle te gustan más? ¿Piensas volver a escribir sobre el personaje?

RM: Mi fascinación por Sherlock Holmes nace en la infancia, creo que a causa de la serie de la BBC que protagonizaba Peter Cushing y que me llevó a interesarme por el original literario.
 

Es, sin la menor duda, uno de los grandes iconos de la cultura popular de nuestro tiempo. Un icono que ha sabido reinventarse a sí mismo una y otra vez y que hoy mismo, más de cien años después de su nacimiento, goza de una salud envidiable.
 

Mi pastiche holmesiano favorito siempre ha sido Adiós, Sherlock Holmes, de Robert Lee Hall. Pero hay muchos más que me han gustado y que he disfrutado.
 

En el ámbito audiovisual, podríamos mencionar Asesinato por decreto, Sin pistas, la primera película de Guy Richie y, por supuesto, la serie Sherlock de la BBC, que me parece, dicho en plata, la mejor traslación a la pantalla de Sherlock Holmes.
 

En el estrictamente literario, aparte del que he mencionado, estaría el Elemental, doctor Freud de Nicholas Meyer, por ejemplo. Y, sin la menor duda, la novela de Rafael Marín Elemental, querido Chaplin.
 

Confieso, además, que tengo cierta querencia por los pastiches (tanto holmesianos como lovecraftianos) de Alberto López Aroca, especialmente por todo lo que tienen de gamberros y transgresores.

Odo: ¿Dónde pueden nuestros lectores averiguar más sobre Sportula y sobre tu obra como escritor?
 

RM: Sobre mí mismo, es fácil. No tienen más que ir a Escrito en el agua y allí encontrarán bastante sobre mí, mis opiniones, mi carrera literaria y muchas otras cosas.
 

Sobre Sportula, está, por supuesto, la propia web de Sportula, donde el lector podrá encontrar los libros que edito. Ellos, creo, le podrán decir todo lo que necesita saber.

Odo: ¿Alguna otra cosa que quieras añadir? 

RM: Sólo darte las gracias por esta oportunidad de charlar de mí mismo y Sportula y que espero no haber aburrido demasiado al personal con mis prolijas explicaciones. Sí, confieso que me gusta bastante hablar de mí y de lo que hago pero, como dijo no sé quién: «es que es un tema que conozco a fondo».
 

Gracias por esta charla y por la oportunidad de dar a conocer Sportula a todos tus lectores.

Odo: Muchas gracias a ti por tu tiempo y por tus respuestas. Te deseamos muchísima suerte con Sportula y con todos tus proyectos.

jueves, 16 de mayo de 2013

Entrevista con Rodolfo Martínez (primera parte)

Dentro de nuestro especial dedicado a Sportula no podía faltar una entrevista con Rodolfo Martínez, creador de la editorial y uno de los autores españoles de ciencia ficción y fantasía más reconocidos y premiados. En esta entrevista, de la que hoy publicamos la primera parte, charlamos detenidamente con Rudy sobre Sportula y sobre su obra como escritor.  

Odo: ¿Cómo te decidiste a crear Sportula?

Rodolfo Martínez: Iba a decir que nació un poco por casualidad, pero supongo que no es del todo cierto. Seguramente llevaba un tiempo cociéndose en el subconsciente la idea de algo parecido y finalmente cristalizó a principios del año 2009, cuando pensé que era factible preparar una edición que recopilase todo mi ciclo de Drímar, mi ciencia ficción escrita y publicada en los años noventa. Había sido publicada de un modo bastante disperso: en distintas editoriales y en revistas y fanzines aquí y allá. Se me ocurrió que preparar tres o cuatro volúmenes que recogieran el ciclo completo podía ser buena idea.
 

En aquel momento, sin embargo, no veía muy claro que un editor (al menos los que conocía y me interesaban) quisiera publicar algo así. El paso inevitable fue preguntarme si podía encargarme yo mismo del asunto.

La tecnología había facilitado y abaratado muchas cosas y la impresión bajo demanda tenía una calidad que podía equipararse sin problemas con los libros impresos en el offset tradicional, cosa que unos años atrás no era así. Además, me daba la posibilidad de minimizar el riesgo  económico.

Probé varias posibilidades. Incluso me planteé publicar a través de sitios como bubok.com o lulu.com pero no tardé en darme cuenta de que los costes en ese tipo de lugares eran prohibitivos: si quería que el libro me dejara un margen mínimamente decente, el precio de venta resultaba claramente abusivo.

Así que busqué imprentas digitales que trabajasen bajo demanda y, mientras estaba en ello, se cruzó en mi camino lo que ahora es CreateSpace y entonces se llamaba BookSurge, el servicio de impresión bajo demanda de Amazon. Me pareció buena idea, los costes eran adecuados y el libro estaba automáticamente en la web de Amazon, lo que era una ventaja añadida.

Así que decidí lanzarme a la piscina.

Aunque no como había pensado originalmente.

Porque no fue el ciclo de Drímar lo primero que publiqué como Sportula. De algún modo, durante los meses que estuve dando vueltas a la idea y buscando cómo llevarla a cabo, algo cambió y, en lugar de sacar una recopilación de material ya publicado, decidió probar con una nueva novela.


Así, el primer libro que salió con Sportula fue El adepto de la Reina.

¿Por qué?

Había riesgos evidentes, como el de «quemar» comercialmente la novela y, desde luego, habría sido más seguro limitarme a editar una compilación de material ya publicado. Pero decidí arriesgarme. Creí que podía merecer la pena.

Y, bueno, creo que así ha sido.

Con el tiempo,  dejé de usar CreateSpace como primera opción y empecé a usar imprentas digitales aquí en España que me daban una calidad algo mejor. Aunque he de decir que sigo manteniendo las ediciones a través de CreateSpace, sobre todo una vez se agota la tirada española inicial: es un modo de tener el libro siempre disponible.

Odo: ¿Esperabas que siguiera la evolución que ha tenido o te han sorprendido algunas de las direcciones que ha tomado este proyecto?
 

RM: ¿Sorprenderme?
 
Me ha sorprendido casi todo.
 
Por poner un ejemplo, en un principio, la idea de publicar ebooks estaba en un rinconcito lejano de mi mente y no tenía muy clara su viabilidad. Confieso que lo desconocía casi todo sobre el mundo del ebook: ignoraba cómo y cuánto se vendía, dónde, de qué manera, en qué formatos se publicaba, cómo se maquetaba, de qué forma se distribuía… Mi desconocimiento del asunto era casi total.

Fue mi amigo Sergio Iglesias (y quiero aquí reconocer la deuda que tengo con él en ese aspecto) el primero que me puso en el buen camino, se tomó la molestia de investigar y de pasarme la información que necesitaba.


Así que decidí probar con los ebooks. Los derechos digitales de El sueño del Rey Rojo, cuya edición en papel había salido con Gigamesh, estaban en mi poder, así que decidí probar con esa novela y editarla en ebook a ver cómo iba la cosa.

Cometí muchos errores con esas primeras ediciones en ebook, la verdad: errores de formato, de distribución, de precio… Por poner un ejemplo: al principio dejaba pasar un tiempo entre la edición en papel y la edición en ebook, en la creencia errónea (así lo fueron demostrando las cifras) de que sacarlos simultáneamente haría que el ebook le robase ventas al papel. No tardé en corregir eso, por suerte.


Poco a poco creo que fui encontrando la forma correcta de hacer las cosas. Y, con el tiempo, Sportula se convirtió en una editorial orientada sobre todo a los libros electrónicos, donde en cierto modo se invertían los términos de una editorial clásica: aquí era el ebook el formato principal y el libro impreso el secundario. De hecho, confieso que si sigo sacando libros impresos (y seguiré por mucho tiempo, espero) es por puro fetichismo. Me gustan las ediciones impresas pero, si fuera racional del todo, renunciaría a ellas: para un proyecto como el mío, los beneficios reales están viniendo a través del ebook.


Todo surgió de un modo… «espontaneo» podríamos decir. Cada paso que daba en el camino me sugería cuál podía ser el siguiente.


No tardé en tener claras unas cuantas cosas, eso sí. Como que el DRM no era más que la estupidez de una industria atemorizada que no servía para nada (tenía el ejemplo previo de la actitud de la industria discográfica para verlo) y, encima, les ponía las cosas difíciles a los compradores… como cualquiera que haya tenido que vérselas con el DRM de Abobe puede comprobar. También tuve claro enseguida que los precios debían ser ajustados, competitivos; un ebook no podía costar más de cinco euros, eso era una barbaridad. De hecho, deberían costar menos.


Y, en cierto momento, me descubro a mí mismo publicando libros de otros autores. ¿Casualidad de nuevo, o la idea estaba ahí desde el principio? Un poco de todo, en realidad.


Es cierto que los dos primeros libros de otros autores que publiqué vinieron un poco por azar.


Yo participaba como autor en una antología llamada Vintage ’62: Marilyn y otros monstruos que coordinaba Alejandro Castroguer y en cierto momento surgió la posibilidad de editarla. Me dije que si era un libro en el que me interesaba participar como autor también podía ser un libro que me interesase publicar como editor.

Y, poco después de una charla de Juan Miguel Aguilera y Javier Redal en una HispaCon, se me ocurrió que quizá una antología de relatos en su escenario de Akasa-Puspa en la que participasen otros autores podía ser una buena idea. Juanmi y Javier estuvieron de acuerdo y me puse enseguida a coordinar el proyecto. En aquel momento, lo confieso, no pensaba como editor: fue mi alma de fan la que me hizo lanzarme a ello… lo cual no es extraño, no es el único momento en que fue mi lado de fan el que tomo decisiones editoriales. Y no me arrepiento de que sea así.


Pero, al mismo tiempo, no fue casualidad del todo. La idea de convertirme en editor de las obras de otros siempre estuvo en mi ánimo, cociéndose por mi cabeza y dando vueltas, como algo que quizá me gustaría hacer algún día pero para lo que no tenía prisa.


El momento llegó como llegó y lo aproveché, pero la idea siempre estuvo ahí.


Quizá lo que me más me ha sorprendido de Sportula es la cantidad de antologías y recopilaciones de relatos que he publicado (y que, sospecho, seguiré publicando) y la acogida tan positiva que han tenido, sobre todo teniendo en cuenta la leyenda negra de que los relatos no venden y la gente quiere novelas.

Odo: Una de las facetas destacadas de Sportula es la recuperación de obras clásicas de la ciencia ficción y la fantasía españolas. ¿Cómo realizas la búsqueda de obras a reeditar? ¿Es complicado obtener los derechos o el consentimiento de los autores? ¿Puedes adelantarnos alguna otra obra clásica que vayas a editar en Sportula en los próximos meses?

RM: Buscar esas obras es fácil: sólo tengo que recordar los libros españoles de ciencia ficción que leí y que, en su momento, me parecieron lo suficientemente buenos.


La verdad es que ha sido muy fácil conseguir ese material. En ocasiones he contactado yo mismo con los autores y les he ofrecido la posibilidad de reeditar en digital algunas de sus obras; en otros, fueron ellos mismos los que se pusieron en contacto conmigo para ver si era yo el que estaba interesado.

En todos los casos, siempre he encontrado las mayores facilidades por parte de los autores. Es lo que tiene, supongo, el que a la mayoría los conozca desde hace años y que muchos de ellos sean buenos amigos míos.


Siempre he procurado, por otra parte, dejarles las cosas perfectamente claras: Sportula es lo que es, un proyecto muy pequeño (a veces, medio en broma, la llamo micro-editorial) con unos límites comerciales muy claros. Límites que, poco a poco, voy intentando romper: pero es una labor paulatina, una carrera de fondo en la que la paciencia es fundamental (algo que tuve claro enseguida, por otra parte). Y, por otro lado, no he dejado de decirles que ellos mismos podían publicar en ebook sus obras, que no me necesitaban; las herramientas para hacerlo son asequibles y están al alcance de cualquiera.


Pese a ello, han preferido confiar en mí, cosa que les agradezco enormemente. Y que, por otro lado, supone una responsabilidad bastante grande.


Os puedo adelantar que, a lo largo de este año, debería estar listo Cuentos de la Tierra Vaga, una recopilación de relatos escritos por Enrique Lázaro, la mayoría de los cuales fueron publicados en los setenta y los ochenta en la revista Nueva Dimensión. Se trata, en mi opinión, de la fantasía más original, fascinante y chocante que jamás se ha escrito en castellano, y tener la oportunidad de publicar algo como eso sigue pareciéndome increíble.
 

Me he acabado convirtiendo en el editor de novelas como Viaje a un planeta Wu-Wei, Gabriel revisitado o Lágrimas de luz, por mencionar unas pocas, y confieso que aún no me lo creo del todo. Conseguir (y aquí debo dar las gracias a Agustín Jaureguízar, sin el que no habría sido posible) los Cuentos de la Tierra Vaga es otro sueño hecho realidad.

Odo: Recientemente también has editado en Sportula Memoria de tinieblas, la nueva novela de Eduardo Vaquerizo. ¿Cómo ves el panorama actual de la literatura de ciencia ficción y fantasía en España? ¿Podemos esperar en Sportula la aparición de otras obras nuevas de autores españoles consagrados? ¿Habrá cabida en Sportula también para autores noveles?

RM: El panorama está como siempre. O sea, en medio de una crisis comercial que lleva acompañándonos desde que tengo memoria. La ciencia ficción y la fantasía escritas desde dentro del género y para dentro del género siguen siendo las hermanas pobres de la literatura española, al menos en resultados comerciales. Al mismo tiempo, la ciencia ficción y la fantasía escritas desde fuera del género y para el gran público, han encontrado su hueco, funcionan y la gente las acepta… aunque a menudo la etiqueta «fantasía» y, sobre todo, la de «ciencia ficción» les eche para atrás. Pero, en mi experiencia, cuando la gente lee ciencia ficción sin saber que lo que lee es ciencia ficción, la acepta sin problemas.


¿Se debe esa paradoja a un abismo de calidad? ¿Son los autores intramuros al género peores que los extramuros?


Creo que no. Hay calidad dentro del género como la hay fuera. Pero también hay un nivel de exigencia… iba a decir «mayor», pero quizá sea más adecuado decir que simplemente ese nivel de exigencia es distinto en la ciencia ficción y la fantasía hechas dentro del género al que existe en la escrita para el lector genérico.


Para disfrutar de novelas como Pórtico de Pohl necesitas un background como lector que sólo se adquiere a través de muchos años de lecturas de ciencia ficción, cosa que no es necesaria con La carretera de McCarthy. Eso no implica, ni de lejos, que la segunda sea mejor que la primera… ni lo contrario. Simplemente, requieren un nivel de exigencia (exigencia de referencias, de experiencia como lector) muy distinto. Y, mientras que el nivel requerido por La carretera está al alcance de cualquier lector medio de literatura general, el de Pórtico sólo lo está si llevas años leyendo ciencia ficción.

Unamos eso al desprestigio de la etiqueta «ciencia ficción» y entonces es fácil comprender por qué pasa lo que pasa.

Pero olvidémonos de las ventas por un momento. ¿Gozan de buena calidad literaria la ciencia ficción y la fantasía españolas? Sí, sin la menor duda. Mejor de la que tenían hace diez años; y la que tenían hace diez años era bastante mejor que la que tenían hace veinte. Se escriben buenas obras (y malas, claro, pero se llevan escribiendo malas obras desde hace miles de años, eso no va a cambiar en ningún género ni en ninguna literatura), hay nuevos autores que toman el necesario relevo generacional y muchos veteranos siguen en la brecha ofreciendo cosas interesantes.
 

Basta ver la novela que mencionabas tú mismo: Memoria de tinieblas es la mejor ucronía steampunk escrita en castellano, así, tal cual, y haberla podido publicar es un auténtico orgullo. Y espero que no sea lo último que publique de Eduardo, ya sea en ese escenario o en otro.
 

Respecto a lo que tiene cabida en Sportula, la respuesta es muy sencilla: todo aquello que me guste y que pueda conseguir.
 

Me da igual el género (aunque, evidentemente, siempre tendré la cabeza orientada  hacia el fantástico y la ciencia ficción) y me da igual que el autor sea un veterano consagrado o un recién llegado.
 

El único requisito para ser publicado en Sportula es que el libro me guste. Ojo, y esto quiero aclararlo, que me guste como lector. Quiero publicar en Sportula cosas que me gustaría leer si las publicase otro. Ése es el filtro que ha de pasar cualquiera que quiera publicar conmigo: que satisfaga al lector que llevo dentro. Luego, ya me pondré el gorro de editor y empezaré a considerar cuestiones más prácticas, pero el primer paso es darle gusto al lector, al fan que llevo dentro.

(No os perdáis mañana la segunda parte de esta interesante entrevista)